18 julio, 2024

Vuelta al colegio

Comienza el ciclo escolar y las familias están atentas a los requerimientos de útiles y materiales necesarios, pero también al control anual con los pediatras. Esta consulta es sumamente importante porque nos permite revisar el calendario de vacunación e indicar las vacunas correspondientes en cada grupo etario y recuperar esquemas si fuera necesario. 

Durante los primeros 18 meses de vidas, los bebés reciben ciertas vacunas que luego, en la edad escolar, requieren refuerzos. La vacunación en la edad pediátrica y en la adolescencia busca proteger a niñas, niños y adolescentes. Esta protección se extiende a la comunidad porque evita la transmisión y contagio de las enfermedades inmunoprevenibles.   

Entre las dudas más frecuentes en la consulta, las familias preguntan qué hacer cuando existen esquemas de vacunación interrumpidos. En este sentido, es muy importante aclarar que no es necesario reiniciar esquemas de vacunación, sólo se deben recuperar las dosis atrasadas. Además, se pueden aplicar en una misma oportunidad las vacunas que correspondan –según la edad– lo cual se hará en lugares anatómicos diferentes. A su vez, es válido destacar que las vacunas que se reciben de forma simultánea no interfieren entre sí, es decir que siguen siendo efectivas.  

Según nuestro Calendario Nacional de Vacunación, al momento del ingreso escolar (entre los 5 y 6 años) los niños y niñas deben recibir cuatro vacunas que protegen contra ocho enfermedades. Estas son:

La vacuna antipoliomielítica (Salk). La polio es una enfermedad viral en vías de erradicación por lo que es sumamente importante continuar con la vacunación para poder lograrlo. Recientemente se ha cambiado la estrategia de vacunación y se ha reemplazado la vacuna Sabin (que es viral atenuada) por la vacuna Salk inactivada, la cual es una opción altamente efectiva. En la Argentina ya no se utiliza la vacuna Sabin, por eso al ingreso escolar todos los niños y niñas reciben el refuerzo con la vacuna Salk inyectable. 

La vacuna Triple viral (sarampión, rubéola y paperas). En esta etapa, con la segunda dosis de la vacuna triple viral se completa el esquema que brinda protección contra tres enfermedades altamente contagiosas: sarampión, rubeola y paperas. Estas enfermedades han podido ser controladas gracias a la vacunación, por eso queremos resaltar la importancia de tener altas coberturas para lograr la eliminación de las mismas en la región y evitar que brotes que ocurran en otras regiones puedan reintroducir estos virus en nuestro país. 

La vacuna Triple bacteriana celular. En esta edad, también está prevista la aplicación de los segundos refuerzos de la vacuna triple bacteriana o DPT contra la difteria, el tétanos y la coqueluche o tos convulsa. Estas son enfermedades bacterianas, las dos primeras son muy serias dado que tienen una elevada moralidad. La coqueluche es más grave en lactantes, aunque los niños de edad escolar también pueden padecerla con cuadros de tos prolongada y contagiar a los más pequeños no vacunados o con vacunación incompleta. Se debe tener en cuenta que estas vacunas no brindan protección de por vida, por lo que será necesario que reciban refuerzos en la adolescencia y adultez. 

La cuarta vacuna es contra la varicela (segunda dosis), recientemente incorporada con el fin de reducir los brotes durante la infancia. En la actualidad, el Estado brinda la vacunación completa (con dos dosis) de esta vacuna a todos los nacidos a partir de octubre de 2013. 

Por otra parte, a los 11 años deben iniciar o completar esquemas de otras vacunas (vacuna contra la hepatitis B y Triple viral) así como reforzar la vacuna Triple bacteriana, para continuar con la protección. Otra vacuna de esta edad es la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (HPV). Esta vacuna es particularmente importante porque previene tanto las verrugas genitales como el cáncer de cuello uterino y es mucho más efectiva si se aplica antes del inicio de las relaciones sexuales, por lo cual se eligió este momento para incorporarla al calendario de vacunación tanto en niñas como en niños. 

Es importante no perder ninguna posibilidad de vacunación, por eso recomendamos aplicar todas las vacunas en un mismo día, lo cual no incrementa el riesgo de efectos adversos como tampoco afecta la eficacia de las vacunas. Vale recordar también que se puede administrar en conjunto la vacuna contra la gripe y ahora la vacuna contra covid-19. 

El comienzo del ciclo escolar es un momento fundamental para revisar el calendario y de esta manera evitar las enfermedades prevenibles por vacunación. 

* Médica. Docente y miembro de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Redacción