17 julio, 2024

Massa y las sobrepromesas

“Ayer se conoció que el índice inflacionario de enero fue del 6%, y no un 4,5% o 5% que esperaba Massa al anunciar su plan de reducción inflacionaria con el pretendido objetivo de lograr un 3% para el mes de abril”, afirmaba Jorge Fontevecchia en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9), de este miércoles 15 de febrero del 2023.

Titulamos la apertura de esta forma porque creo que es ahí, en las “sobrepromesas”, es donde está el núcleo político de la utilización de las expectativas como construcción política

La pregunta que surge es si Massa sobreprometió y fue un error comunicacional táctico o fue una estrategia correcta. Si el próximo mes la inflación queda en 6%, como todo indica, se concretaría el famoso 100% interanual

Otra noticia que estaría implícita es que su candidatura presidencial en el Frente de Todos entra en una nebulosa, porque, aunque lograra dominar la inflación en julio o agosto, las candidaturas se definirán en mayo. Si no logra ese 3,9% prometido, sus chances se diluyen.

La opinión de los opositores 

José Luis Espert expresó que Argentina “hace 100 años que está entre los primeros dos países que más inflación tienen”, y que la política debe “desguazar el Estado”, afirmando que el tamaño del gasto público es equivalente al tamaño del Estado. 

Por su parte, Javier Milei tildó a la inflación de un “delito” que debería estar contemplado “dentro del Código Penal”. Es muy rara su mirada, porque en realidad, es plata que se distribuye. Lo que se puede discutir es cómo se distribuye, pero no es robo, sino que vuelve a la gente, saliendo de unos en forma de impuestos y yendo hacia otros, lo que no quiere decir que sea una correcta forma de distribución.

El número que el Gobierno no quería anunciar

Martín Tetaz acusó al oficialismo de “no tener un plan para salir de esta situación”, que calificó como “una de las peores crisis económicas de Argentina”, mientras que María Eugenia Vidal aseveró que “no hay nada peor que la inflación” e indicó que el camino debe ser “que el Banco Central no emita” y tener “un Estado que no gaste más de lo que ingresa”. 

A su vez, Alfonso Prat-Gay fue tajante al catalogar la situación como un “fracaso económico”. También hizo hincapié en la falla de la promesa de Sergio Massa de llegar a abril con un 3%. 

Además de al ministro de Economía, Prat Gay responsabilizó a “Cristina Kirchner y Alberto Fernández”, por “atrasar el tipo de cambio y las tarifas”

Hernán Lacunza también fue tajante, al afirmar que “la inflación mata, porque eleva la pobreza“.

Una especie de hipocresía

Desde el PRO le pegan a Massa por derecha, desde la interna del Frente de Todos, le pegan por izquierda.

Claudio Lozano afirma que la inflación es usada por el Gobierno para ajustar, una tesis razonable, porque Juntos por el Cambio propone bajar el gasto público reduciendo a su vez la inflación, pero el oficialismo, a través de Massa, lo que propone es reducir el déficit fiscal haciendo un ajuste mediante la inflación. Esto quiere decir que la inflación, al ser mayor que los aumentos de gastos que el Gobierno tiene, se licúa el gasto, reduciéndose.

Ambos son ajustes, uno ortodoxo, el otro, reduciendo el gasto mediante la inflación.

La inflación de enero aleja la promesa de Massa

El aliento de algunos oficialistas

Cecilia Moreau reveló que se cruzó con Massa y que lo vio muy preocupado tras la revelación del Indec del índice inflacionario del mes de enero. Sin embargo, afirmó que el ministro está “ocupado y con la cabeza puesta en la forma de resolver la situación”.

Por su parte, Ricardo Feletti destacó que “hay que persistir en las políticas de regulaciones, no es cierto que esto se resuelve liberando todo”.

Volviendo a Claudio Lozano, el economista afirma que “el deterioro de la actividad es la estrategia massista para combatir la evolución de los precios. El enfriamiento de la actividad económica es una estrategia para desacelerar la evolución de los precios”.

El corrimiento de la promesa hacia diciembre

Gabriel Rubinstein justificó los aumentos en la suba de las verduras y frutas, y mencionó el factor estacional y climático, pero destacó la regulación de los precios del colectivo, agua, gas, prepagas, entre otros.

Mediante su cuenta de twitter, expresó que “los acuerdos de precios que registra un elevado grado de cumplimiento nos permitirán seguir combatiendo los altos factores inerciales presentes, seguimos trabajando desde la macro y micro para una inflación que baje significativamente. Esperamos que hacia fines de año el índice de precios se acerque al 3% con una inflación rondando el 60%”.

Es interesante cómo Rubinstein coloca la promesa de Massa para abril, en diciembre, es decir que hacia fin de año se acerque al 3%, y a partir de ese 3%, sea de 60% anual.

“Brutos”, “superinflación” y “cínicos”: las reacciones de la oposición

En cualquiera de los casos, vale lo que decía Lozano. La economía se enfría, y se trata de producir una reducción del déficit fiscal. Eso es lo que está tratando de hacer Massa para bajar el déficit, pero no sirve para producir crecimiento económico.

La inflación sigue siendo alta, y si se tomaran esas medidas sería aún más alta.

BL FM

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Redacción