20 julio, 2024

Contraofensiva rusa en Ucrania

Según fuentes periodísticas independientes de Vladimir Putin, el 50% de la población le es leal, más un 15% que sostiene su visión imperial de Rusia. A otro 20% le disgusta la «guerra colonial», pero no hay signos de sublevación popular. La gente parece sufrir en silencio y se adapta.

Ucrania necesitaría tiempo para terminar de formar a sus tropas en el manejo de los tanques y aviones que podrían llegarle en pocos de meses de países occidentales. Quizá para anticiparse, Vladimir Putin ha emprendido una contraofensiva susceptible de recuperar el terreno perdido, del 24,4 % que controlaba ni bien emprendió la invasión hace casi un año, de momento reducido a un 18%. La ONU contabiliza 18.817 víctimas civiles en Ucrania: 7.155 abatidas y 11.662 heridas.

Mas de 300 mil combatientes rusos están irrumpiendo en el Donbass, región ucraniana que integran las provincias de Donetsk y Lugansk, anexadas por Moscú, junto a otras dos en el sur: Gerson y Zaporiyia. La mitad de estos soldados serian los que han sobrevivido en la presente «Operación Especial». El resto provendrían del reclutamiento obligatorio del Ejército, sin contar a los paramilitares del grupo «Wagner», del «oligarca» Evgueni Prigojine, y los de «Patriot», del Ministro de Defensa, Sergei Shoigun, un civil ungido General por Vladimir Putin en 2003.

Guerra en Ucrania 20230207
La guerra se encrudece conforme pasan los meses.

Los recientes enfrentamientos se intensifican en torno al control de ciudades recuperadas por Kiev, luego de la invasión rusa del 24 de febrero pasado. Moscú no espera al fin del invierno, con suelos más duros para el desplazamiento de vehículos de guerra, adelantándose a la llegada de tanques, misiles y aviones prometidos por los occidentales a Volodymyr Zelensky. La industria militar rusa habría neutralizado las medidas del retorsión de Washington y Bruselas, y parcialmente frenado el éxodo de multinacionales, entre tanto reemplazadas por grupos económicos asiáticos. El paro está en baja, y en alza la contratación de cuadros y los salarios.

La «linea del frente» es implacable. Muestra que en las ultimas semanas aumenta el creciente control ruso en el Donbass, a causa de la disputa desfavorable para Kiev en varias ciudades, inicialmente capturadas por el Kremlin, después reconquistadas por Ucrania y ahora de vuelta bajo dominio de Vladimir Putin. Las bajas serian parejas para los dos bandos en pugna, alrededor de 250 mil muertos cada uno en casi un año de conflicto. Otros 500 mil reclutas rusos en vías de formación estarían alistándose para entrar en Ucrania.

Alemania, que los fabrica, y ciertos países de la Unión Europea, que los tienen en sus propias fuerzas armadas, entregarían a Ucrania, de aquí al verano europeo, entre 120 y 140 tanques «Leopard 2», mientras el Reino Unido prometió 14 de sus «Challenger». Meses atrás Francia destinó 18 de sus tanques «Caesar» a Ucrania.

Promete enviar pronto otros 12, al tiempo que Dinamarca cedería a Kiev los 18 ejemplares comprados a Paris. La OTAN se ha dado cita en la ciudad alemana de Ramstein el 14 de febrero venidero para evaluar la situación.

Guerra en Ucrania
Las bajas serian parejas para los dos bandos en pugna.

Estados Unidos también calcula pertrechar a Ucrania con 25 a 30 de sus lanzagranadas múltiples «Himars» y aportaría misiles sol-sol de larga distancia con un alcance de 300 kilómetros, los cuales posibilitaría destruir las reservas de munición y artillería del dispositivo de Vladimir Putin en su propio territorio. Ello se suma al reclamo del presidente Zelensky de aviones F-16, aún en suspenso, por el temor estadounidense de su potencial utilización para atacar objetivos dentro de la geografía rusa, tratando de no provocar reproches rusos de co-beligerancia.

Paralelamente a la guerra,Ucrania acelera su entrada en la Unión Europea. Un primer informe de los 27 a fines del 2023, deberían programar su adhesión al término de dos años, una vez concluida la lucha contra la corrupción.

Kiev reclama a Moscú una indemnización 300 mil millones de dólares por el daño sufrido. Y aspira a la creación de un tribunal internacional para juzgar el crimen de agresión que estaría perpetrando Rusia, al margen de las investigaciones de la Corte Penal Internacional (CPI) y los procedimientos judiciales en curso dentro de Ucrania.

Desde Ginebra, Juan Gasparini. 

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Redacción