18 julio, 2024

Violento robo en Merlo: a las víctimas las golpearon y les daban vino con ansiolíticos

Méndez se encontraba junto con su pareja y un matrimonio, también de Mackenna y dueños de la vivienda ubicada en Cedrón y Manzanilla del barrio Cerro de Oro, a la que dos delincuentes ingresaron alrededor de las 20 del sábado en forma violenta, los golpearon, los obligaron a tomar vino con ansiolíticos y los dejaron encerrados y maniatados con el aire acondicionado encendido para llevarse unos 40 mil pesos, una billetera del Banco Nación y los teléfonos celulares.

La Fiscal Adjunta Silvina Arguello, de la Tercera Circunscripción Judicial, avanzó ayer con la investigación para llegar a los dos ladrones con el testimonio de vecinos, mientras espera el resultado de muestras recolectadas en la casa.

Los asaltantes portaban un arma de fuego y a Carlos Alberto Ferreyra (pareja de Méndez) le dispararon en la cabeza porque no se había tirado al piso, pero el arma no estaba cargada.

“Fueron muy violentos. Los maniataron y les empezaron a dar alcohol -mi papá dice que era vino- con algún tipo de ansiolítico”, indicó a Puntal María Julia, la hija de la mujer fallecida en el violento asalto.

Unas 24 horas después del hecho delictivo, una vecina dio aviso a la policía, al percatar que no había movimiento en la vivienda y que las ruedas del vehículo de sus vecinos estaban desinfladas, relató la fiscal.

Al llegar la policía, se encontraron con las dos parejas encerradas y maniatadas en un pasillo que comunica a una habitación. La mujer de 69 años estaba sin vida.

La causa de la muerte fue asfixia postural, descartando la hipótesis inicial de hipotermia, ya que los delincuentes habían dejado el aire acondicionado encendido a baja temperatura.

“Cuando quedan las manos presionadas, por estar maniatadas, no se irriga la sangre. Se produce una lesión en el pulmón y eso deriva en un paro cardiorrespiratorio”, afirmó María Julia Ferreyra, en medio del dolor por lo sucedido.

Señaló que su papá hace más de cinco años que se hizo la casa en Merlo, en un lugar seguro y en eñ que nunca pasaba nada.

Agradeció a Luisa, que se llegó hasta la casa y realizó la denuncia a la policía. “Gracias a ella que se animó a denunciar si no los cuatro estarían muertos”.

Sostuvo que su padre fue dado de alta el lunes a la tarde, mientras que el matrimonio de María y Héctor Trabucco sigue internado en el Hospital de Merlo por la gravedad de las heridas sufridas por parte de los delincuentes.

Hasta el momento, se han desarrollado diversas tareas en el lugar, recabando datos, entrevistando a testigos, analizando cámaras de seguridad y rastrillando la zona, con la presencia de la Fiscal Adjunta, Silvina Argüello, y del ministro de Seguridad de San Luis, comisario general Claudio Latini. Participaron alrededor de 90 efectivos policiales, pertenecientes a la División de Inteligencia Criminal, Guardia Ciudadana, Criminalística, Homicidios, Coar Delta y Canes Delta. También se efectuó un rastrillaje aéreo con drones y la Policía Científica de San Luis recolectó variadas muestras.

“Las cuatro gomas del auto estaban tajeadas”

Luisa, la vecina que alertó a la Policía sobre el violento robo a los dos matrimonios de Vicuña Mackenna, en Merlo, relató que cuando golpeó la puerta escuchó como “un quejido”, pero cuando se retiraba observó que “las cuatro gomas del auto estaban tajeadas”, por lo que decidió llamar a la Policía.

La vecina indicó que fue alrededor de las 20.30 del domingo que decidió llegarse hasta la casa para ofrecer productos cosméticos y le llamó la atención la puerta rota y el auto revuelto y con las gomas desinfladas.

Señaló que el barrio es muy tranquilo y es la primera vez que ocurre un robo violento.

Fuente: Puntal.com.ar

Redacción