15 julio, 2024

Wall Street cerró a la baja en medio de una suba de los bonos y temores por las tasas

Esto se dio en un contexto en el que la rentabilidad del bono del Tesoro estadounidense a 10 años se acercó al 4%, en la última señal de que los mercados esperan más medidas de los bancos centrales para frenar la inflación y ralentizar la economía.

La Reserva Federal (FED) camina sobre una delgada línea para intentar enfriar la demanda y evitar que la mayor economía del mundo entre en recesión.

Home Depot sufrió una de las peores pérdidas del mercado tras incumplir las expectativas de Wall Street. Cayó un 6,3%, incluso pese a que en los tres últimos meses de 2022 los resultados fueron superiores a los esperados.

Walmart es otra empresa que mostró malos resultados. Y ambas situaciones responden a los temores de que la fuerte alza de tasas de interés y la elevada inflación están pasando factura a la economía estadounidense.

“Walmart es un barómetro de la situación del consumidor y el hecho es que prevén que el consumidor puede estar llegando al punto de tener que retraerse”, dijo Art Hogan, estratega jefe de mercado de B Riley Wealth.

Diez de los 11 principales sectores del S&P 500 cayeron y el índice de consumo discrecional retrocede un 2,1%.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años subió, presionando a los valores de crecimiento sensibles a las tasas de interés. Los retornos se han disparado por los positivos datos económicos y los comentarios de línea dura de las autoridades de la Reserva Federal, que han llevado a los inversores a anticipar tasas más elevadas durante más tiempo, mientras la entidad sigue luchando contra una inflación alta aún.

Por su parte, las acciones europeas cayeron después de que sólidos datos económicos alimentaron las expectativas de aumentos de las tasas de interés, mientras que HSBC, que cotiza en Londres, subió gracias a un alza de sus ganancias trimestrales.

El índice continental STOXX 600 bajó un 0,2% después de que datos económicos de Francia y Alemania volvieron a situar la actividad económica en territorio de crecimiento, mientras que las buenas cifras de los servicios de la zona euro indicaban que la recuperación de la actividad empresarial había cobrado impulso.

El índice tecnológico, sensible a las tasas de interés, cayó un 1,5%, mientras que los rendimientos de los bonos a corto plazo de la zona euro subieron a sus niveles más altos en más de una década.

Fuente: Ámbito

Redacción