18 julio, 2024

Máximo Thomsen pidió una Biblia en prisión: un gesto y muchas interpretaciones

Otra vez es noticia Máximo Thompsen, por su supuesto estado de salud mental, que presentaría angustia y síntomas asociados a la depresión. 

En una nota de puño y letra, el rugbier sentenciado a prisión perpetua por su participación en el asesinato de Fernando Báez Sosa, ha escrito días atrás a otro detenido: “que siente claustrofobia y que lo disculpe”, dado que había estado pegando patadas en el buzón, nombre que se usa para llamar a la celda actual. 

Sin embargo, lo que más ha llamado la atención es su pedido de ser visitado por un pastor y pedir la Biblia como material de lectura y recreación. Aquí se abren caminos para pensar en lo fáctico y en lo psíquico. 

Máximo Thomsen, condenado por el crimen de Báez Sosa 20230206
Durante la lectura del fallo por el asesinato de Fernando Báez Sosa, MáximoThompsen se desmayó; la jueza interrumpió la lectura y pidió que fuera asistido.

¿Táctica y estrategia? Es sabido tanto por él y sus compañeros que en algunas unidades penales hay pabellones con características especiales, de mayores cuidados físicos si se quiere: los “pabellones evangélicos”

Teniendo en cuenta el grado público del caso y la sentencia, por el momento el imputado está con una medida llamada RIF (Resguardo de la Integridad Física). Ahora bien, esta situación podría cambiar de momento a otro y Máximo Thompsen podría verse expuesto en un pabellón común. 

El duro mensaje de la joven que le hizo RCP a Fernando, luego de la sentencia: “Lloren ahora, basuras”

¿Podemos pensar que es una planificación acercarse a la vida espiritual católica para alcanzar beneficios? O ¿podemos otorgar el beneficio de la duda y creer en el arrepentimiento frente a Dios todopoderoso? 

Dejemos la venganza de lado para razonar. La religión puede ser pensada como un orden simbólico, una nostalgia al Padre, decía Freud. La figura del padre que ampara, que protege, que perdona y que absuelve. Aunque en la crianza sabemos también la importancia de la función paterna que ordena, limita, enseña reglas, derechos y obligaciones. 

Máximo Thompsen pidió una Biblia: ¿se acerca a Dios?

Una ley que opera en el aparato psíquico para que exista la represión inconsciente y acatemos la realidad y no el goce desenfrenado de lo que puede generar placer haciendo daño, como lo son el sadismo y otras perversiones. 

Y asimismo esta misma ley es amorosa, porque cuando funciona como debería nos permite vivir en sociedad, ver al otro como una persona que siente lo mismo que yo y ser empáticos.

 Es muy simplista ver solo este lado, pero muy complejo hablarles en una nota de todo el devenir emocional en el que nos vemos atravesados en nuestro crecimiento. Aun así, me atrevo a decir que el encierro, es un deporte poco conocido por Thompsen y podrá acercarse a la ley, podrá orar en el nombre del padre, pero lo hecho, hecho está. 

Lic. Analía Gómez Malacalza, Psicóloga Clínica –jurídica, periodista; IG: lic.anigomez

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Redacción