18 julio, 2024

Desde el agro de Córdoba, comienzan a diseñar un “partido político productivo”

El empresariado de Córdoba está decidido a ganar más protagonismo y sumar paulatinamente más presencia en la participación y discusión de las políticas públicas, con especial énfasis en las que tienen relación con el entramado productivo. Desde la discusión por el ordenamiento de las cuentas públicas hasta la presión fiscal o tratando de contener las acciones que consideran de “excesivo intervencionismo”.

El interés de parte del empresariado de involucrarse en la gestión pública ya tiene algún recorrido y varias experiencias que contar. Y tal vez haya sido la administración de Mauricio Macri la que más empujó y animó a los hombres y mujeres de la actividad empresarial y productiva a sumarse a la gestión pública. Fueron numerosos los casos de gerentes, empresarios y CEO´s que se pasaron al mostrador de público en tiempos de macrismo, en muchos casos, con resultados lejos de las expectativas que generaron, incluso entre sus votantes.

Pero la experiencia se gestó y dejó su huella. Algunos de los empresarios quedaron militando en las filas del macrismo, otros se bajaron hasta esperar nuevas olas. Tal vez quién hoy está recogiendo parte del descontento y la orfandad de intereses que generó el gobierno de Macri, es sin dudas, el diputado Javier Milei, con un discurso que apunta a maximizar la libertad de acción de empresas y personas y a reducir la participación del Estado a su mínima expresión. Para algunos, un extremismo peligroso, para otros, una plataforma que puede desembocar en un mayor ordenamiento de la cosa pública. Como sea, en amplios sectores del empresariado el discurso libertario prende, y fagocita parte de la propuesta de Juntos por el Cambio, que hoy está más enfocado en dirimir internas y nombres entre las fuerzas que lo componen.

Detrás de Milei se mencionan apoyos del exterior y el padrinazgo y sustento económico de grandes players locales. El pope de los negocios Eduardo Eurnekian es uno de los nombres con los que se suele asociar a la evolución y campaña del libertario, que va sumando adeptos en el sector privado. En Córdoba, por caso, desde el año pasado hay un grupo de jóvenes empresarios y ejecutivos de pymes trabajando por el posicionamiento de Milei. En ese segmento socio económico y en esa franja etaria su imagen e ideas está permeando. El auto lanzamiento del empresario pyme de los combustibles, Gabriel Bornoroni, es uno de los ejemplos más recientes.

“Los políticos llegan al poder, se olvidan lo que dijeron, se unen y seguimos los privados pagando los platos rotos de esta casta. Familias enteras que viven del Estado. Con esto queremos cortar desde el espacio de Javier Milei”, viene expresando Bornoroni en los medios. 

Nuevo partido. “La verdad es que no sentimos que nos representen. Ningún espacio. No conocen lo que hacemos, el esfuerzo que ponemos ni las necesidades que tiene la producción. En todos los partidos están las mismas caras de hace años. Los mismos. Y la corrupción la vemos en todos lados. Por eso pensamos en un espacio propio”, ese es el diagnóstico de uno de los dirigentes empresarios que ya está trabajando en otro plano. Y con un objetivo firme a mediano plazo: la creación de un partido político propio que englobe a referentes, intereses, proyectos, propuestas e iniciativas del sector productivo de Córdoba.

Con reserva de nombres e instituciones involucradas en este punto de la construcción el dirigente detalla: “hoy estamos en un armado propio y distinto. Nos cansamos de ir a reuniones donde no nos escuchan. O te escuchan y no pasa nada. Definimos objetivos y plazos. Queremos jugar fuerte en las elecciones legislativas de 2025 con el objetivo de llevar diputados del sector productivo de Córdoba al Congreso”.

El “Partido Productivo de Córdoba” se inspira en varias experiencias y hoy miran como cercano el recorrido que hizo la diputada por Tucumán Paola Omodeo, de CREO Tucumán, un novel espacio donde conviven ciudadanos, profesionales y empresarios “hartos de la política que nos gobierna hace años”.

Pero también hay muchos casos de empresarios locales que pisaron la arena pública recientemente, en estructuras políticas establecidas, pero que les marcan una referencia de lo que puede aglutinar un referente salido del ámbito empresarial. Los casos del empresario productor ganadero, expresidente de la Rural de Jesús María y actual intendente de esa localidad, Luis Picat y el de la empresaria y actual senadora Cármen Álvarez Rivero son solo algunos ejemplos que tienen a mano.

Volviendo al espacio que busca gestarse en Córdoba, lo que hoy se sabe es que hay fuerte participación de dirigentes vinculados a la actividad y las entidades agropecuarias, que tienen mucha incidencia en el entramado social de las ciudades del interior de la provincia.

“Pero no estamos pensando en un partido político del agro. Vamos a sumar apoyo y expresiones de todos los sectores productivos de la provincia. En esto estamos dirigentes de distintas cámaras, con entidades pymes, que conocemos lo que pasa el sector privado, y que tenemos la convicción de que tenemos que tener diputados propios que luchen por nosotros en el Congreso”, remarcó.

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Redacción