15 julio, 2024

Tres novelas argentinas para leer antes de que terminen las vacaciones

El verano suele ser sinónimo de vacaciones, de descanso, relax, de olvidarse de las obligaciones. Es cierto, en la Argentina, no nos relajamos nunca, pero igual van estas recomendaciones para quienes sí se animan a “parar la pelota”, tomar aire y poder meter la cabeza en un buen libro.

Eso sí, no esperen en estas recomendaciones un pasatiempo ni una lectura liviana. Pero esta selección de novelas argentinas, caprichosa y juntando autores por puro gusto personal incluye a Libertad Demitrópulos, Edgardo Cozarinsky y a Andi Nachon con sus obras “Los comensales”, “Cielo sucio” y “Dos o tres días de fiesta”.

Poesía queer, erótica y sensible: “Extensión del cuerpo” de Tomas Litta

De la primera autora, fallecida en 1998, EUDEBA, en su “Serie de los dos siglos” rescató una obra publicada originalmente en 1967. La autora, que había comenzado escribiendo poesía, logra en su primera novela poder amalgamar cierta belleza poética en una narración áspera, con una historia durísima que retrata los prejuicios sociales contra una mujer, madre soltera que primero cae en la prostitución y luego en el suicidio, desde la localidad ficticia de Balderrama, en el norte argentino.

“Trajiste contigo el viento”: nacida de los efectos del clonazepam, una novela que narra la violencia en tono bíblico

El cineasta y escritor Edgardo Cozarinsky también es un autor que hace pie en distintas formas de expresión. Sus narraciones son muy poderosas, con una acción clara y concreta, pero sin abandonar la poesía. En “Cielo sucio”, que se publicó a fines de 2022, mezcla la historia de tres personajes, un joven llegado del norte, un escritor que quiere hacer justicia por mano propia y una mujer que se atreve a una nueva identidad. Hermoso ejemplo de su escritura y síntesis de esta novela es uno de sus capítulos.

“En Buenos Aires, en las noches de verano el tiempo parece detenerse. Son noches breves, pero las pueblan historias y personajes que, antes de desvanecerse con la primera luz del día, despiertan deseos olvidados, borran la sumisión a ese simulacro de vida que llaman cotidiana. En unas pocas horas se va urdiendo la trama de la novela de la noche. En las mesas que cubren las veredas se extingue el rumor de la conversación, tan vez los bebedores descubran en el silencio la promesa de una intimidad. Una mujer entrecierra los ojos para escuchar mejor la música que llega de no se sabe dónde; sobre su rodilla, un hombre deja dormir la mano que poco antes intentaba explorar la pierna de esa mujer. La caricia de una brisa acompañará a la primera claridad y los despertará de una ficción a la que se habrán entregado insensiblemente”.

Ana regresa a su pueblo diez años después y su abuela le pide ayuda para morir, una novela de Luciana Sousa

La tercera recomendación de esta nota también tiene que ver con la poesía. Es que Andi Nachon tiene una obra poética originalísima, con una voz poderosa que se destaca de entre los poetas de su generación. Después de compilar sus poemas en un único tomo que tituló “En la música vamos”, la poeta publicó su primera novela, “Dos o tres días de fiesta”, un paseo por los años ’90, a través de Camila, protagonista excluyente de estas páginas, que deambula por la ciudad en un trabajo anodino. “No es con una magdalena sino con una perra y una canica que la protagonista traza un camino de memoria hacia Lezama, hacia la enfermedad de su madre y hacia sí misma”, dice María Teresa Andruetto en la contratapa.

Tres épocas, tres autores, tres novelas que bien valen la pena para sumergirse en la lectura antes de que se nos termine el verano y tengamos que volver a full a las obligaciones, a los compromisos y a la vida cotidiana.

También te puede interesar

Fuente: Perfil

Redacción