18 julio, 2024

Autoridades de la Fed analizan aumentar las tasas gradualmente para combatir la inflación

La tasa de política de la Fed se encuentra actualmente en un rango objetivo de 4,5%-4,7%. Un informe del Gobierno de Estados Unidos divulgado temprano el martes mostró que los precios al consumidor se aceleraron en enero en la lectura intermensual, aunque el alza anual continuó disminuyendo.

Ni Logan ni el presidente de la Fed de Richmond, Thomas Barkin, quien hizo declaraciones en una entrevista el martes, adoptaron una postura demasiado inflexible ante el reporte de la inflación, sino que señalaron que las presiones generales sobre los precios continúan siendo elevadas.

“Fue más o menos como se esperaba”, dijo Barkin a Bloomberg TV cuando se le preguntó sobre los últimos datos del IPC, y advirtió que la inflación tardará un tiempo en volver a acercarse al objetivo del 2% de la Fed. Según la medida preferida del banco central, la inflación todavía se encuentra en una tasa anual del 5,0%.

“La inflación se está normalizando pero está bajando lentamente”, dijo Barkin. “Simplemente creo que habrá mucha más inercia, más persistencia en la inflación de lo que tal vez todos querríamos”.

PROFECÍA AUTOCUMPLIDA

El año pasado, la Fed elevó las tasas de interés más rápido que en cualquier otro momento desde la década de 1980 para combatir la inflación y sus responsables señalaron que esperaban que el tipo de referencia a un día necesitaría llegar al menos al 5,1% antes de que la política fuera “suficientemente restrictiva” para aliviar las presiones sobre los precios.

Sin embargo, luego de la publicación del IPC el martes, los operadores de futuros de tasas de interés ahora esperan que la Fed aumente los costos de los préstamos tres veces más, llevando la tasa de política al rango de 5,25%-5,50% para julio, si no junio.

Logan continuó señalando algún riesgo al alza para su pronóstico.

“Incluso después de que tengamos suficiente evidencia de que no necesitamos subir las tasas en una reunión futura, tendremos que permanecer flexibles y endurecer aún más la política si los cambios en las perspectivas económicas o las condiciones financieras lo requieren”.

La clave para eso, dijo Logan, será una desaceleración aún más sustancial en el crecimiento de los salarios y un mejor “equilibrio” en el que ahora es un mercado laboral “increíblemente sólido”. La tasa de desempleo cayó en enero al 3,4%, la más baja desde 1969.

Si bien ha habido avances en la inflación, con una moderación particular en los precios de los bienes y más recientemente en la vivienda, dijo, se necesita más, especialmente para los precios de los servicios básicos. Sin una mejora allí, dijo Logan, la inflación podría llegar al 3%, por encima del objetivo de la Fed.

“Mi opinión es que, dados los riesgos, no deberíamos fijarnos en una tasa de interés máxima o en una trayectoria precisa de las tasas”, declaró.

Cuando se le preguntó si todavía era cierto que el banco central arriesga a hacer muy poco en lugar de hacer demasiado, Barkin señaló que la necesidad de sofocar la inflación es la prioridad, aunque agregó que los datos entrantes guiarían a la Fed.

“Me parece que el riesgo está del lado de la inflación en este punto en lugar del lado de la economía”, dijo Barkin. “Si la inflación se asienta, tal vez no lleguemos tan lejos, pero si persiste en niveles muy por encima de nuestro objetivo entonces tal vez tengamos que hacer más”.

En tanto, el presidente de la Fed de Filadelfia, Patrick Harker, dijo que el banco central aún no ha terminado su ronda de alzas de las tasas de interés para reducir la inflación pero es probable que esté cerca.

Fuente: Ámbito

Redacción