18 julio, 2024

“Se equivocó la paloma”: al girasol santafesino no solo lo afecta la sequía

Los rendimientos promedios continuaron siendo variables y en gran parte bajos, por las características ambientales de estrés hídrico y térmico que atravesaron el ciclo. Los que oscilaron entre mínimos de 4 – 6 a 8 qq/ha y máximos de 18 a 20 qq/ha. Los primeros se obtuvieron en los cultivares de ciclo corto, que fueron muy impactados por el clima que acompañó su etapa vegetativa.

El general, destaca un informe de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, el estado de la oleaginosa prosiguió siendo malo a regular, bueno a muy bueno, dependiendo de las precipitaciones ocurridas en cada zona y la etapa fenológica en que se encontraba cada parcela.

Los girasoles mostraron menor desarrollo en las estructuras de las plantas y en el tamaño de los capítulos, lo que afectó y afectaría directamente el componente rendimiento.

Se observó en toda el área de estudio, un aumento en el número de aves, principalmente palomas o cotorras, que los dañaron y los dañarían aún más.

Se censaron los siguientes estados fenológicos: R “estados reproductivos”, R5 – 5 (mitad de floración, 50 %. El % depende del área del capítulo cubierto por flores, cantidad de círculos), R6 (fin de floración, caída de flores liguladas), R7 (la parte de atrás del capítulo comienza a ponerse amarillento) y lotes más avanzados, en R9 “madurez fisiológica”.

En la foto de arriba, puede verse un lote de girasol; con impacto por estrés hídrico o térmico, con poco desarrollo de altura, en el centro-sur del departamento Las Colonias y a la derecha un lote de girasol; con poco desarrollo de altura y baja densidad de plantas por metro lineal, enmalezado, en el centro-norte del departamento General Obligado.

El maíz de primera con enormes pérdidas

Los cultivares de maíz temprano siguieron su desarrollo en plena etapa reproductiva, con un importante déficit hídrico y muy condicionado todo su potencial genético.

Ante lo avanzado de las etapas fenológicas y con el paso de los días, las expectativas de reacción del cereal se fueron desvaneciendo y los posibles rendimientos serían inferiores a los obtenidos en las últimas campañas, repercutiendo en gran medida en todos los sistemas productivos.

Por los elevados costos para la realización del picado/embolsado y la baja calidad del material, algunos productores continuaron con la opción de la confección de rollos de las plantas enteras, que luego comercializarían con ganaderos.

Se observaron los siguientes estados fenológicos: V “estados vegetativos”, V4 (4º hoja desarrollada), V5 (5º hoja desarrollada), V6 (6º hoja desarrollada), V7 (7º hoja desarrollada), V8 (8º hoja desarrollada), V9 (9º hoja desarrollada), V10 (10º hoja desarrollada), Vt (panojamiento), R “estados reproductivos”, R1 (emergencia de estigma), R2 (cuaje – ampolla) y los más avanzados, en inicio de R3 (grano lechoso).

El algodón con menor desarrollo

Al igual que el resto de los cultivos, el algodón sufrió las consecuencias de la falta de precipitaciones y las elevadas temperaturas, lo que se tradujo en menor desarrollo, crecimiento de las plantas y retraso en su ciclo vegetativo. Con sectores beneficiados puntualmente como consecuencia de las diferentes lluvias/chaparrones, que hicieron que en general, el estado de los algodonales se observara bueno, con parcelas regulares a malas y dado que también fueron impactados por los fuertes vientos del temporal del mes de diciembre del2022.

Además, por las condiciones ambientales se detectó la presencia de trips, que complicó más aún el panorama.

Se constataron los siguientes estados fenológicos: V “estados vegetativos” V5 (quinta hoja verdadera despegada), (sexta hoja verdadera despegada), V8 (octava 11 hoja verdadera despegada), R “estados reproductivos”, R1 (aparición del primer pimpollo), R2 (1º flor blanca-plena floración).

Fuente: Todo Agro

Redacción